Lyndon Johnson se convierte en presidente de EEUU


El 22 de noviembre de 1963, el presidente norteamericano John F. Kennedy fue asesinado por Lee Harvey Oswald, quien dos días después fue igualmente asesinado por Jack Ruby. Kennedy se convirtió en el cuarto presidente asesinado en la historia del país norteamericano tras los magnicidios de Abraham Lincoln (1865), James Garfield (1881) y William McKinley (1901). Horas después a bordo del avión presidencial, la juez federal Sarah Hughes tomó juramento al vicepresidente Lyndon B. Johnson, con Jacqueline Kennedy a su lado (su mirada lo dice todo). La instantánea fue recogida por Cecil Stoughton.

La información que existe sobre el magnicidio es abrumadora, a modo de ejemplo se puede consultar el New York Times, el Museo John F. Kennedy (Boston) o la prensa española (aquí, aquí y aquí). Os voy a dejar 1 audio del programa Gente Despierta (Carles Mesa y Paula Aller) dedicado a las fotografías sobre el magnicidio (aquí) y 2 videos muy diferentes que interpretan el magnicidio de Kennedy de forma muy diferente.

El primero se corrresponde con la película dirigida por Oliver Stone JKF (aquí)


El siguiente se corresponde con la mítica sitcom de los años 90, Seinfeld. La escena se titula The Magic Loogie (podría traducirse como "el escupitajo mágico") (aquí)


***
Finalmente os adjunto dos comentarios:
1. ¿Quién asesinó a Kennedy? por Begoña Alonso (estudiante de Doble Grado en ADE y Derecho, línea 2)

Imagen original aquí
John Fitzgerald Kennedy fue el trigésimo quinto presidente estadounidense, siendo uno de los más populares y el más joven en alcanzar la presidencia. Su mandato fue breve: tomó posesión el 20 de enero de 1961 y sin llegar a cumplir el tercer año de su mandado, fue asesinado el 22 de noviembre de 1963. Este acontecimiento que dejó conmocionada a la población estadounidense, tuvo lugar tras su último discurso en Dallas y ocurrió mientras el presidente realizaba un trayecto a bordo de un vehículo descapotable hacia el centro de la ciudad. Fue declarado culpable del magnicidio, Lee Harvey Oswald. Sin embargo, las incongruencias de las investigaciones que se llevaron a cabo dieron lugar a numerosas especulaciones sobre la muerte de Kennedy.

Cincuenta y tres años después de su muerte, el mundo sigue dudando de las circunstancias en las cuales se produjo, y quién fue el autor material o intelectual del magnicidio. En principio, JFK pudo constituir una “amenaza” para distintos grupos de presión de EEUU, ya que abogó por importantes cambios que afectaban a la CIA, la mafia (conexiones del patriarca de los Kennedy con actividades ilícitas y el posterior asesinato de su hermano Robert Kennedy en 1968) y a la industria armamentística estadounidense, entre otros. Aparentemente el cumplimiento de su programa político conllevaría abandonar la guerra de Vietnam, olvidarse de Cuba después del fracaso de la invasión de la Bahía de Cochinos (aquí y aquí) y aumentar la transparencia en la CIA, entre otras medidas. Todos estos factores suscitaron numerosas teorías conspiratorias. Por una parte, el abandono de Vietnam y la no invasión de Cuba supondría la pérdida de miles de millones de dólares para la industria armamentística norteamericana. Tampoco está del todo claro el papel del vicepresidente Lyndon B. Johnson, quien alcanzó la presidencia tras el asesinato de Kennedy (por cierto, no se presentó para un segundo mandato). Asimismo, las relaciones entre la mafia y la CIA eran de todo menos transparentes.

En las últimas décadas se ha constatado que fueron cuatro disparos en lugar de tres y que probablemente Oswald no fue el único tirador (o, tal vez, sí). Recientemente el ex-agente de la CIA, Howard Hunt, interrogado durante la investigación, sembró en sus memorias más dudas. Lo que parece evidente es que quedan preguntas sin resolver. En su día un periodista preguntó a Earl Warren sobre si se harían públicos los documentos recogidos en la investigación, contestando: “Sí, llegará un momento. Pero puede que no mientras vivas” (más detalles aquí y aquí). De acuerdo con la ley, en octubre de 2017 deberán hacerse públicos todos los documentos e informes relacionados con la investigación sobre uno de los magnicidios más famosos de la historia, ¿sabremos entonces quién asesinó a Kennedy?

***
2. Los grandes olvidados del magnicidio de Dallas: Hughes y Johnson, c. 1963 por Tania Encino (estudiante de Doble Grado en ADE y Derecho, línea 2)

Tras el magnicidio ocurrido en Dallas, la historia ha tendido a olvidarse con demasiada frecuencia de la juez federal Sarah T. Hughes y del vicepresidente Lyndon B. Johnson quien acabó sustituyendo al malogrado JFK. Sarah Hughes ha sido hasta el momento la única mujer en la historia del país norteamericano que ha tomado el juramento de presidente a la persona propuesta para dicho cargo. Asimismo, Hughes fue la primera mujer que se convirtió en juez federal (en concreto, en un distrito del estado de Texas) y en la única mujer nombrada por la administración Kennedy. A diferencia de los jueces estatales, que están sujetos a las preferencias a los votantes y por tanto son elegidos periódicamente, los jueces federales son designados de forma vitalicia por el presidente de los Estados Unidos y confirmados por el Senado. De esta forma, gozan de un mayor grado de autonomía e independencia en sus decisiones.

Por su parte, el presidente Johnson dio importantes pasos en la integración de la población afroamericana y en programas sociales. Hagamos un poco de cronología. Johnson asumió el cargo de Presidente el 22 de noviembre de 1963 y en 1964 aprobó la Ley de Derechos Civiles que prohibía la discriminación racial en establecimientos públicos y en cualquier institución que recibiese fondos federales. El 3 de noviembre de 1964 fue elegido para un nuevo mandato presidencial al imponerse a su rival republicano Barry Goldwater. Bajo su presidencia se aprobaron muchos programas sociales: ayuda federal para la educación; seguro de salud para los ancianos (Medicare) y para los pobres (Medicaid); viviendas de bajo coste y renovación urbana.

Johnson reunido con Martin Luther King, c. 1964
En 1965 se aprobó la Ley de Derecho al Voto que permitió a los afroamericanos estadounidenses acudir a las urnas. Igualmente se incrementó el número de visados de inmigración para países extra-europeos (Immigration and Nationality Act of 1965). Finalmente, el presidente Johnson declaró la Guerra a la Pobreza y apostó por construir la denominada Great Society (todos los detalles aquí) luchando contra la pobreza (i) en los barrios urbanos más humildes donde se concentraba la población negra y (ii) en los lugares cercanos a los Apalaches Orientales mayoritariamente habitados por blancos bastante pobres. Esta Guerra contra la Pobreza incluía educación preescolar especial para los niños pobres, ayuda para quienes habían abandonado la escuela y empleos de servicio comunitario para los jóvenes de los barrios más humildes. Sin embargo, y a pesar de estos logros sociales, no se presentó a un segundo mandato debido entre otras cosas a su baja popularidad motivada por la fuerte presencia norteamericana en Vietnam.

Comentarios